Posted by Findûriel in , , | 29.12.16 No comments
El 29 de diciembre de 2016 la iniciativa #visibilizacionenlaficcion llenó twitter de personajes femeninos de ficción, para visibilizar el rol de la mujer en obras literarias, cómic, televisivas, fílmicas... Escogí a Galadriel para visibilizarla, y también a Tolkien.
Posted by Findûriel in , , , , | 7.12.16 No comments
He encontrado por casualidad un texto que mi amigo Santiago Álvarez y yo escribimos a medias para la EstelCon 2010. Fue un evento organizado por el smial de Edhellond, la delegación valenciana de la Sociedad Tolkien Española, en el que también colaboramos como organizadores mi entonces novio (y hoy marido) y yo. Ya son tres las Merith Aderthad que llevo a las espaldas, y a veces me saben a pocas.



Mañana comienza la XXI Mereth Aderthad en Zaragoza y asistiremos con el corazón hambriento de Tolkien.

.........................


Durante toda la jornada cabalgó por montañas y caminos, sin atreverse a exigirle al animal la velocidad de la que era capaz. Su caballo era útil para las campañas, en persecuciones o huidas, pero como bestia de carga era poco menos que un estorbo. Y el equipaje que portaba ese día era bastante más voluminoso de lo acostumbrado.
Al anochecer se detuvo a dormir bajo la Roca del Ahogado, hizo una hoguera pequeña y se refugió en su calor. Aún no era invierno, pero la humedad de aquellos bosques y la umbría sosegada que lo rodeaba era suficiente para que el frío le calase en los huesos. Tomó una cena frugal, a base de sopa de pan y carne salada, y se arrebujó bajo la gruesa capa.
Esta vez acudía solo a la llamada. Otras veces lo había acompañado alguno de sus camaradas, incluso en una ocasión se reunió para el viaje un grupo de quince o veinte compañeros. Ahora era distinto: se había adelantado a sus hermanos, porque llevaba consigo la promesa de tenerlo todo preparado para la llegada de sus superiores.
Al llegar a la primera frontera echó la vista atrás, hacia los altos pinos que se mecían con el aire frío de la mañana. Cuántas veces habría de cruzar ese límite invisible, decir adiós a aquella línea imaginaria que los mantenía separados del mundo y confinados en unas tierras que no eran las suyas... y el día en que todos sus hermanos al fin cabalgaran juntos para abandonar aquel exilio y aquella vigilancia le parecía tan incierto...
"Un hogar de paredes blancas" pensó con melancolía el montaraz. "Y un establo lo bastante grande como para dos bueyes, dos caballos y unas cuantas vacas. Plantaré mis campos con remolacha, nabos y zanahorias, y también habrá hueco para una larga línea de puerros y un buen huerto de patatas"... Su padre lo había hecho en un tiempo no muy lejano, había plantado aquello y muchas cosas más, como grano y frutales. Y su madre había cuidado de su propio jardín de flores invernales tras las labores del campo y la casa. "Una esposa de genio vivo y risa aún más viva" imaginó el montaraz, "que cante mientras ordeña, como hacía mi madre, y que sepa curar los constipados y asar los becerros a la miel".

'Caminando por el bosque', de mi amigo ilustrador Luis Gans
A medida que viraba hacia el sureste y se acercaba al lugar acordado, no pudo evitar que las chimeneas de las casas más al norte le recordaran su hogar perdido, como imágenes frescas de aquello que atesoraba en lo más profundo de su memoria. Escuchaba risas infantiles, gritos de juegos, roncas carcajadas o canciones a media voz entonadas desde las puertas o en las plazas, escapándose por las ventanas de las tabernas, o bien apagadas tras los postigos de las viviendas cerradas para conservar el calor. Había macetas en los alféizares y cereal que se secaba colgando sobre las vallas de los corrales. Había gatos que se refugiaban bajo los carros y perros dormitando en los pajares; alguno trotó entre las patas de su montura, esquivando airoso el peligro con indiferencia y petulancia.
“Es una tierra en paz” pensó el viajero, “un descanso en la tormenta”. Algunas noches entre aquellos poblados, acompañado por las miradas recelosas que lo escudriñaban desde los hogares en penumbra, sirvieron para espantarle el frío del bosque del norte. De vez en cuando se le acercaba algún frontero cuando rellenaba el pellejo de agua en una fuente del camino; también oficiales o alcaldes, todos con la nariz arrugada y los labios apretados mientras le ofrecían víveres o mantas, con intención de ayudarle a proseguir su viaje. El montaraz sabía qué pensaban de él aquellos hombrecillos, así que respondía con toda la amabilidad posible a su desconfianza y su miedo.
'Bosque', de mi amigo ilustrador Luis Gans
Pero llegaba el momento de detenerse, pues allí, junto al Camino Grande, le esperaba uno de sus compañeros. Hacía mucho que no lo veía, aunque el tiempo no le había cambiado. Había un retoño más entre la numerosa prole, y su esposa lo acunaba contra el pecho con una mezcla de cariño y obstinado recelo que hizo sonreír al recién llegado. Los dos amigos se saludaron con entusiasmo, y apenas hubieron acabado de palmearse las espaldas se aprestaron a continuar el viaje. Despedirse de la numerosa familia que dejaban atrás les llevó algo más de lo previsto. La esposa cubrió a su marido de besos, lo abrazó tres veces, mirándole a los ojos le dijo palabras que nadie más oyó; y sin transición, como otro gesto amoroso más, le llenó las alforjas de queso de cabra, salazones, pan moreno y frutos secos, mientras la hija mayor hacía lo propio con las alforjas del montaraz.
El hobbit montó en su pequeño caballo y los dos amigos comenzaron a alejarse, seguidos por los ecos de las voces infantiles, que se arremolinaban a su espalda, bulliciosas y llenas de buenos deseos, hasta que sólo fueron un rumor que traía el viento, y después nada. Fredegar se volvió hacia el montaraz.

—Este es, sin duda, un momento muy especial —inhaló una bocanada de tabaco de su pipa ornamentada y ensanchó los labios en una sonrisa—. ¡Estoy deseando llegar a la Mereth Aderthad!
br>

Posted by Findûriel in , , | 5.12.16 4 comments

La Navidad, se sea o no creyente, es una ocasión que todos al final aprovechamos para pasar tiempo con la familia y hacernos regalos. Hay muchas ocasiones para el intercambio de presentes: el día de Reyes, los amigos invisibles, los regalos de empresa, Papá Noel... la mayoría de nosotros, al menos, celebramos una de estas costumbres.

La Navidad también es una ocasión ideal para poder regalar (o recibir) regalos relacionados con la obra de Tolkien. La mente 'cambia el chip' con el cambio circunstancial de año, hay incluso personas que hacen propósitos de año nuevo, y uno de ellos puede ser leer más... ¡y hay que aprovecharlo para que conozcan o exploren a Tolkien!

Os ofrezco un abanico de posibilidades con las que regalar, o rellenar la carta a los Reyes (o a Father Christmas) poniendo nuestro granito de arena tolkiniano. Hay muchas otras cosas que pueden considerarse buenos regalos Tolkien, pero desafortunadamente muchos libros y tolkienalia están descatalogados o agotados. Yo os ofrezco piezas asequibles o que aún pueden comprarse, piezas de coleccionista e incluso novedades recientes. Espero que las sugerencias sean útiles.

PARA LOS NIÑOS

Durante unas vacaciones en la playa Michael, uno de los hijos de Tolkien, perdió a su perrito de juguete Rover en la arena. A pesar de que pasaron mucho rato buscándolo, nunca lo volvieron a encontrar.
Entonces su padre, creador de cuentos, le contó que Rover no se había perdido, sino que había ido a vivir espléndidas aventuras que lo llevarían del fondo del mar a la superficie de la luna... Esta preciosa historia terminó convirtiéndose en Roverandom.



No es un libro breve, tiene más de 100 páginas, con lo que no se lee con los niños de una sentada. Está más orientado a ser narrado que a ser leído con los niños, a no ser que los niños ya muestren destrezas avanzadas en la lectura (para niños que tengan menores destrezas y edad, sería más recomendable el descatalogado Mister Bliss).

PARA LOS ANGLOPARLANTES

Un libro típicamente navideño y completamente tolkiniano es aquel que aúna las cartas de Father Christmas... ¿que no sabes de qué te estoy hablando?


El Oso Polar, liándola parda
Letters from Father Christmas (en la edición en castellano torpemente traducido como Las cartas de Papá Noel, descatalogado y muy caro de encontrar) es un libro que aúna las cartas que Tolkien escribía a sus hijos y que llegaban la mañana de Navidad a casa... remitidas por Father Christmas. Esta práctica, dilatada desde 1920 a 1943 (la última carta estaba destinada a la menor de sus hijos, Priscilla) nos muestra el tembloroso pulso del anciano Father Christmas, los sellos con el entrañable precio de 'dos besos', las trastadas ilustradas del Oso Polar o alfabetos de los elfos trabajadores en la fábrica, entre algunos tesoros.

PARA LOS ARTISTAS DEL COLOR

El año que viene se cumplen 80 años de la publicación de El hobbit, la primera novela publicada de Tolkien. Para celebrarlo, ya se han editado algunas piezas especiales, entre ellas el calendario Tolkien 2017.



Bellamente decorado con 13 de las ilustraciones que el propio Tolkien hizo para su libro, cada mes está además acompañado de citas de sus Cartas (de J.R.R. Tolkien) referentes a la creación de este ya clásico de la literatura inglesa. Es un modo discreto y colorido de tener a Tolkien, como ilustrador y escritor, presente en nuestro hogar todo el año.

PARA LOS FANS DE LAS PELÍCULAS, FILATÉLICOS Y/O NUMISMÁTICOS

Durante los años que se rodaron, montaron y estrenaron tanto las películas de Peter Jackson basadas en El señor de los anillos como las basadas en El hobbit, el servicio postal de Nueva Zelanda (sede de los rodajes) emitió sellos postales referentes a dichas películas.
Tanto para fans de las películas como para fans de la filatelia, el servicio postal de Nueva Zelanda edita ahora un libro con todos los sellos de las películas.




Los sellos vienen presentados en un cuaderno archivador, de aspecto facsímil al Libro Rojo mostrado en las películas, que contiene dibujos, mapas, citas y detalles que harán las delicias de los fans. La colección incluye además un sello nuevo, recién editado, que muestra en formato circular al Anillo Único. El ejemplar tiene una tirada limitada a 2200 unidades.

Los aficionados a la numismática puede que encuentren también interesantes las monedas de Shire Post Mint, con sets aptos para todos los bolsillos.

PARA LOS BIBLIÓFILOS

La empresa Juniper Books ha creado una edición especial, con una encuadernación espléndida que emula las Puertas de Moria, de El señor de los anillos.



La web de El Anillo Único le dedicó un reportaje detallado a esta edición, que se emite de a demanda desde la empresa, que también se ofrece a personalizar la edición con los detalles que al comprador le apetezcan.

PARA LOS QUE TIENEN PAREDES DESNUDAS

Acabamos de ver cómo comprar una edición bastante decorativa de El señor de los anillos pero... ¿cómo decorar nuestro hogar con motivos tolkinianos?
Podríamos sugerir comprar alguna pieza de arte inspirada en Tolkien (desde la obra de artistas reconocidos a las impresiones u objetos ilustrados por ilustraciones de aficionados, pasando por grabados de Tomás Hijo) pero también las palabras de Tolkien pueden vestir nuestras paredes.



La página Spineless Classics vende posters que, además de ser decorativos por el dibujo que puede verse en blanco, contienen el texto íntegro de las obras que mencionan. Es decir, este poster en concreto contiene todo el texto de El hobbit en una sola hoja (de 70x100cm).

Es una hermosa manera de lucir la obra de Tolkien en vuestros hogares, locales o negocios.

PARA LOS FANS DE TOLKIEN

Tienes un amigo a quien le gusta mucho El señor de los anillos. Aquella compañera de trabajo se pintó las Puertas de Moria en el pasillo... tu prima colecciona las espadas de las pelis y le encanta el softcombat. El compañero de clase que se pasa las tardes pintando miniaturas está a punto de terminar su ejército de Noldor. Tú misma disfrutas perdiéndote por los bosques de la Tierra Media en tus lecturas y esperas que, al poner el pie fuera de casa, el camino te lleve a la Montaña Solitaria...

¿Qué mejor regalo para los fans de Tolkien que poder aprender, leer, explorar, cantar, jugar, compartir experiencias y escuchar los relatos de otros aficionados, jugadores, estudiosos y creativos de la obra de Tolkien? Regala una membresía a la Sociedad Tolkien Española.




La Sociedad Tolkien Española lleva más de 25 años estudiando, explorando, ilustrando y creando vivencias en torno a la obra de J.R.R. Tolkien. La membresía a la Sociedad Tolkien Española dará la oportunidad a esa persona aficionada a colaborar con los fines de la asociación, a conocer a personas interesadas en el autor y su obra, y a disponer de materiales de estudio y desarrollo en torno a Tolkien.

¿Cuánto cuesta ayudar a la STE y pertenecer a ella? Sólo 30 euros al año. Con menos de 3€ al mes ayudamos a que Tolkien esté presente en las universidades, los colegios, los centros culturales. A que se organicen exposiciones multidisciplinares en torno a su figura o su obra, a que se convoquen premios (de literatura, de ensayo, de arte, de microrrelato...) que premian a los estudiosos y creativos. A que se editen publicaciones especializadas de las que, como socio, disfrutarás periódicamente. A que se nutra la mayor biblioteca del país especializada en Tolkien , a la que todos los socios tienen acceso...




En fin, a que la obra de Tolkien sea difundida, conocida, disfrutada y reconocida a todos los niveles, en todos los ámbitos y para todo tipo de públicos. A que las personas que quieren organizar una lectura, una charla, un taller de manualidades o un concierto (sí, puedes hacerlo tú, o tu amigo, o tu compañera de curro, a quienes os gusta tanto Tolkien) reciban el apoyo y la información necesarios para hacerlo. A que nos conozcamos y disfrutemos juntos de su obra... y hagamos disfrutar a los demás de todo lo que la Sociedad Tolkien Española tiene para ofrecer.
Posted by Findûriel in , , , | 4.12.16 6 comments
Quisiera agradecer a Stentor Danielson que me haya dado permiso para traducir su artículo 'Frodo didn't fail', que tan interesante me ha parecido.
Podéis consultar el artículo original AQUÍ, también os recomiendo un vistazo al TUMBLR del autor. Algunas cursivas son mías, y he añadido un par de notas al pie, pues se comentó ampliamente (y acertadamente) el artículo en su web original.
Danielson, también conocido como Mapsburgh, hace unos mapas de lugares reales en clave fantástica extraordinarios. Podéis echar un vistazo a su tienda AQUÍ.

-----------------------------


FRODO NO FRACASÓ


Autor: Stentor Danielson

Traducción: Mónica Sanz

La escena climácica de El señor de los anillos en la que Frodo y Sam llegan al fin a la Grieta del Destino es una de mis escenas favoritas de toda la literatura. Así que me interesó mucho cuando, hace tiempo, el notable estudioso de Tolkien Stephen Colbert realizó un preciso y breve análisis de la escena. Frodo parece fracasar en la tarea encomendada: en lugar de arrojarlo al fuego, lo reclama para sí, y el anillo se destruye sólo por la intervención fortuita de Gollum.
Colbert hace notar que Gandalf debería haber sabido que Frodo fracasaría. Si volvemos al segundo capítulo, vemos que Frodo demostró a Gandalf su incapacidad de tirar el anillo en el fuego, mucho menos ardiente, de su chimenea, después de haberlo poseído sólo unas horas (1). De ese modo, uno podría asumir, Gandalf debería haber esperado que otro miembro de la Compañía interviniese y se asegurase de que el Anillo era destruido.

El análisis de Colbert es ingenioso, como ingeniosa es la teoría que asegura que Gandalf tenía la intención de usar las águilas todo el camino hasta Mordor. En su ingenio, sin embargo, creo que estos análisis se arriesgan a tratar El señor de los anillos como una campaña de Dragones y mazmorras y, así, a perder la perspectiva de los verdaderos temas literarios de la obra.

Uno de los temas clave de la obra de Tolkien es la perspectiva agustiniana del mal. La mayoría de la ficción del género usa sin ambages una visión maniquea del mal, que sostiene que el mal y el bien son dos grandes fuerzas opuestas en el mundo, como los lados oscuro y luminoso de La Fuerza. Desde un punto de vista maniqueo, el bien debe triunfar al oponerse al mal, bien para erradicarlo, bien para recobrar un equilibrio en el universo.

La visión maniquea del mal conduce a un tipo de clímax común en todas sus historias: el enfrentamiento de voluntades. Nuestro héroe se enfrenta al villano y, con una gran dosis de coraje, determinación, amor, o lo-que-tengas, supera al villano y su malvado poder. Es Harry enfrentándose varita contra varita con Voldemort, Thomas Covenant riéndose de Lord Foul, Meg rompiendo las ataduras de IT sobre Charles Wallace, Luke enfrentándose a Vader y Vader enfrentándose al Emperador.

Cualquier otro escritor nos habría ofrecido una escena de la Grieta del Destino típicamente maniquea: Frodo se acerca al fuego, y la tentación del anillo lo supera. Se pone el anillo y comienza a reclamarlo. Pero una voz sutil en algún lugar de su interior insiste en que está mal. Sam grita y, pensando en el amor y devoción de su amigo, una llama se reaviva en Frodo. Su deseo hobbítico de comida y buen humor rebrota, se quita el anillo y lo tira al fuego. Un final dramático y un buen eco amable sobre la moral de El hobbit... 

Pero eso no es lo que pasa. La bondad de Frodo (incluso la bondad de un pequeño hobbit) no puede medirse como iguales con la maldad de Sauron. Isildur es prueba suficiente. Se enfrentó a Sauron oponiéndose a él con la fuerza del bien, y lo derrotó. Pero Isildur no pudo destruir el anillo, y menos de un año después el anillo lo había derrotado a él.


Fuente
Tolkien se adhiere, en cambio, a la perspectiva agustiniana del mal. El mal, de acuerdo con San Agustín, no es una fuerza en sí misma, sino más bien la ausencia o corrupción del bien. Lo vemos más explícitamente en la idea de que Morgoth y Sauron no pueden crear nada propio, tan sólo corromper y retorcer lo que ha sido creado por otros. También lo vemos cuando Gandalf y Galadriel describen lo que pasaría si tomaran el anillo: retorcería su propio deseo de hacer el bien hasta que se volviesen malvados.

Un clímax agustiniano no puede incluir un enfrentamiento de voluntades entre el bien y el mal. En el mundo agustiniano el mal sólo puede existir extrayendo su fuerza del bien. Así que al mal se le debe brindar una oportunidad de destruirse a sí mismo, algo así como la banda autodestructiva de ladrones de Platón (de cuya filosofía San Agustín bebió muy profundamente). El bien triunfa renunciando al mal, no venciéndolo.

Y eso es lo que ocurre precisamente en la Grieta del Destino. El anillo no es destruido porque la fuerza benigna de Frodo vence al mal del anillo. Ni tampoco la intervención de Gollum una coincidencia o un deus ex machina (como la serie de desarmes que hacen que Harry sea al final el dueño de la Varita de Saúco). Más bien, el mal del Anillo colapsa en sí mismo, llevándose consigo a Gollum. La misma corrupción de Gollum, que permitió que el anillo escapase del río, lo llevó a forcejear desesperadamente con Frodo por él y, en última instancia, caer hacia su destino con el anillo en la mano.

La perspectiva agustiniana del mal tiene implicaciones morales innegables, que también se muestran a lo largo de El señor de los anillos. Un mundo maniqueo es un mundo consecuencialista (2). Para derrotar las fuerzas del mal, necesitamos pensar de modo estratégico. Algunas veces incluso necesitaremos tolerar algo de mal temporalmente para conseguir un bien mayor.
Pero el mundo agustiniano no puede permitirse ese tipo de acercamiento pragmático. En un mundo agustiniano, cualquier compromiso con la maldad sólo puede reforzarlo, dotándolo de una dosis de bien que desemboca en su auto destrucción. Un mundo agustiniano exige una ética deontológica (3), hacer el bien sin importar el resultado final.

Una y otra vez en El señor de los anillos vemos que perseguir estratégicamente el bien es un fracaso, mientras que mantenerse fiel a los principios morales funciona, por muy tonto que parezca a veces. En el lado admonitorio, tenemos a Saruman y Denethor. Aunque parecen recurrir a la palantir como excusa, ambos toman una decisión que parece definitivamente razonable en vista de la abrumadora ventaja de Sauron: aliarse con él mientras le hacen el juego largo por detrás, o entregarse a la desesperación.
Nuestros héroes, por otro lado, parecen tomar repetidamente decisiones absurdas basadas en la esperanza. Aragorn es un buen ejemplo: decide perseguir a Merry y Pippin porque les debe su protección, a pesar de que Frodo es quien sostiene el destino del mundo en sus manos. Más tarde, decide llevar a cabo un ataque suicida en el Morannon en lugar de atrincherarse en Minas Tirith, esperando que la misión de Frodo tenga éxito.



Fuente
Pero el mejor ejemplo de hacer el bien sin importar las consecuencias viene del mismo Frodo: se niega a matar a Gollum. Matar a Gollum hubiera sido una idea eminentemente razonable, pues es escurridizo y apestoso, y sabemos que nunca se redimió o pasó página. Sus indudables mayores logros fueron guiar a Frodo y Sam a una trampa para después intentar matarlos con sus propias manos en la Grieta del Destino, ¡Sam y Faramir tenían ambos razón cuando dijeron que matar a Gollum hubiera sido una buena idea!
Pero Frodo se apiadó de Gollum y le perdonó la vida porque era lo correcto. Y, del mismo modo en que Gandalf pudo ver la resistencia de Frodo a destruir el anillo en Bolsón Cerrado, también se adhirió a este comportamiento. Le indicó a Frodo:
Frodo: It’s a pity Bilbo didn’t kill him when he had the chance.
Gandalf: Pity? It was pity that stayed Bilbo’s hand. Many that live deserve death. Some that die deserve life. Can you give it to them, Frodo? Do not be too eager to deal out death in judgment. Even the very wise cannot see all ends. My heart tells me that Gollum has some part to play yet, for good or ill before this is over. The pity of Bilbo may rule the fate of many.
Y, al final, esa misericordia fue lo que salvó el mundo. La piedad de Frodo hizo posible que Gollum estuviera allí, en la Grieta del Destino, para llevarse el anillo. Frodo se negó a ceder la breve y razonable maldad de matar a Gollum, y así dejó al gran mal del anillo expuesto para destruirse a sí mismo.  Ese era el plan B de Gandalf, no la fuerza de Aragorn para llevarse el anillo y destruirlo. Y así Frodo no fracasó en realidad. Tuvo éxito en su misión cuando salvó la vida de Gollum, cuando hizo lo correcto incluso cuando parecía absurdo.

(1) El usuario de tumblr Sciencespock hizo notar al autor que Frodo no posee el anillo tan sólo unos minutos, ni en la película ni mucho menos en el libro, lo cual es una observación digna de reflejar en esta traducción.
(2) Para una definición en castellano del consecuencialismo, podéis ir AQUÍ.
(3) Para una definición en castellano de la deontología, podéis ir AQUÍ.

------

COMPLEMENTOS A LA LECTURA:

TOLKIEN, SOBRE EL FINAL DE ESDLA

"(...)En términos de mi cuento, la cuestión es que aunque cada acontecimiento o situación tiene (cuando menos) dos aspectos: la historia y el desarrollo del individuo (es algo de lo que puede obtener un bien, un bien definitivo, para sí, o fracasar) y la historia del mundo (que depende de la medida que adopte por sí misma), aun así uno puede hallarse en situaciones anormales. Yo las llamaría situaciones «de sacrificio»: posiciones en las que el «bien» del mundo depende de la conducta de un individuo en circunstancias que le exigen sacrificio y una resistencia muy por encima de lo normal, o que incluso quizás exijan (o parezcan exigir, humanamente hablando) una fortaleza de cuerpo y espíritu que el individuo no posea: en cierto sentido, está condenado al fracaso, condenado a caer en la tentación o a quebrantarse bajo la presión contra su «voluntad»; es decir, contra cualquier elección que podría hacer o haría de estar libre y sin coacción. Frodo se encontró en semejante posición: una trampa en apariencia completa; una persona nacida con mayor poder probablemente nunca podría haber resistido tanto tiempo a la seducción del poder ofrecido por el Anillo; una persona con menor poder no habría podido tener esperanzas de resistirse a ella en una decisión final. (Ya Frodo no había estado dispuesto a dañar el Anillo antes de ponerse en marcha, y fue incapaz de dárselo a Sam.) (...)
(...) Pero en este punto se logra la «salvación» del mundo y la propia «salvación» de Frodo por su anterior piedad y el perdón de la ofensa. En cualquier momento, toda persona prudente le habría advertido a Frodo que Gollum ciertamente lo traicionaría y podría robarle al final. Tener «piedad» de él y abstenerse de matarlo fue una locura, o la mística creencia en el definitivo valor que de por sí tiene la piedad o la generosidad, aun cuando resulte desastrosa en el mundo temporal. Le robó y lo dañó al final; pero, por mediación de cierta «gracia», la última traición se produjo precisamente en el momento en que el acto malo final fue lo más benéfico que podía hacerse por Frodo. Por mediación de una situación creada por su «perdón», él mismo fue salvado y liberado de su carga. Con mucha justicia se le acordaron los más altos honores, pues resulta claro que él y Sam nunca ocultaron el curso preciso de los acontecimientos. No me gustaría indagar cuál fue el juicio definitivo a que fue sometido Gollum. Esto sería investigar Goddes privitee, como decía la gente del Medioevo. Gollum era digno de piedad, pero terminó pertinazmente en el mal, y el hecho de que éste fuera para bien, no es mérito suyo. Su maravilloso coraje y su extraordinaria resistencia, tan grandes como los de Frodo y Sam o más todavía, si bien estaban consagrados al mal, eran portentosos, pero no honorables. Me temo que, cualesquiera sean nuestras creencias, debemos enfrentar el hecho de que hay personas que ceden a la tentación, rechazan la oportunidad de nobleza o salvación, y parecen resultar «condenables». Su «condenabilidad» no es mensurable en los términos del macrocosmos (donde puede tener un buen efecto). Pero los que estamos en «un mismo barco» no debemos ocupar el sitio del Juez. El dominio del Anillo era algo demasiado fuerte para el alma mezquina de Sméagol. Pero nunca habría tenido que soportarlo si no se hubiera convertido en una especie de mezquino ladrón antes de que se le cruzara en el camino. ¿Era necesario que se le cruzara alguna vez en el camino? ¿Es necesario que algo peligroso se nos cruce nunca en el camino? Se podría encontrar una especie de respuesta tratando de imaginar a Gollum en el trance de superar una tentación ¡La historia habría sido del todo diferente! Contemporizando, no fijando todavía la voluntad para el bien no del todo corrupta de Sméagol en el debate en el pozo de escoria, se debilitó como para aprovechar esa oportunidad cuando el amor naciente de Frodo quedó fácilmente marchito por los celos de Sam ante la guarida de Ella-Laraña. Después estaba perdido."


J.R.R. Tolkien, carta a Michael Straight. De Carpenter, Humphrey Cartas (de J.R.R. Tolkien) n.181, Minotauro 1993.

CARLOS MÁRQUEZ LINARES SOBRE EL LIBRE ALBEDRÍO Y EL CONDICIONAMIENTO DEL COMPORTAMIENTO ANTERIOR EN TOLKIEN:

"El libre albedrío y la posibilidad de errar o negarse a seguir los mandamientos de Dios son incompatibles con el maniqueísmo, ya que es el amor del Supremo Bien, el Creador, el que nos hace libres para elegir. No hay una fuerza equivalente a Dios con ese poder de creación ni con tanto amor como para crear a criaturas libres, incluso para renegar de él. Lo que más me emociona de Tolkien es el modo en que se pone (y nos pone) en la piel de personas a las que las circunstancias les impiden actuar correctamente. Y no hya más que mirar a nuestro alrededor para ver a personas a las que sus circunstancias abocan a las decisiones equivocadas, contra los demás y contra ellos mismos. Por eso, dice Tolkien, tiene sentido que en el Padre Nuestro pidamos a Dios que nos libre del mal y no nos deje caer en a tentación. Frodo fracasó, dice Tolkien, en cuanto a su plan mundano, porque no era posible vencer, era imposible evitar la tentación. Pero fue su trayectoria anterior, sus obras, las que permitieron la salvación final, cuando Gollum aparece y desencadena la destrucción del Anillo, Desde ese punto de vista, Gollum no es un Deus EX machina, sino un Deus IN machina."



ADDENDA PERSONAL:

Por eso mismo este speech cinematográfico NO tiene cabida en una adaptación tolkiniana fidedigna.


br>
Posted by Findûriel in , , , , | 18.11.16 5 comments
Todas esas cosas que siempre quisiste preguntar sobre una EstelCon... y nunca te atreviste a preguntar. Esta guía está orientada sobre todo a los socios que asistirán a una EstelCon por primera vez.

¿Qué es una EstelCon?

La EstelCon, cuyo nombre 'oficial' es Mereth Aderthad (fiesta de la reunión), es la reunión anual de la Sociedad Tolkien Española (en adelante, STE). En esta reunión anual, que suele durar 3 o 4 días, se suceden toda clase de eventos sobre la obra del escritor J.R.R. Tolkien, de los más eruditos a los más lúdicos: conferencias, charlas, mesas redondas, talleres de escritura, de artesanía, de tiro con arco, de fumar en pipa, lecturas, grupos de estudio...


También es el hábitat natural de la Asamblea General de socios de la STE.




¿Hace falta ser socio para acudir a la EstelCon?

No es necesario hacerte socio para acudir. La EstelCon está abierta a todos los asistentes que deseen compartir el evento con nosotros. Sí es cierto que la EstelCon se celebra gracias a la aportación de la cuota de los socios (traducida a subvenciones varias), así que te animamos a hacerte socio para colaborar en la organización de los eventos tolkiendil anuales.


Las únicas dos actividades limitadas a socios son la reunión de Junta Directiva y la Asamblea General.

¿Qué no me debo perder en una EstelCon?

Siempre es recomendable llegar con tiempo antes del acto de bienvenida. A la llegada, se te entregará un wellcome pack con el que podrás comenzar a disfrutar de la experiencia de una EstelCon.

¿Y qué es un wellcome pack? Pues es un conjunto de objetos que (créeme) atesorarás para siempre con mucho cariño. Comenzando por la acreditación, que recomendamos lleves puesta en todo momento, donde se muestra tu nombre, seudónimo y smial (si tienes. Yo tengo todas mis acreditaciones guardadas en una caja. Son muy útiles cuando surjan las conversaciones espontáneas con amables desconocidos), continuando con el programa de actividades, y rematando con el cancionero.



Un cancionero es una auténtica joya. Es un pequeño libreto donde encontrarás canciones de la STE, que la gente cantará espontáneamente a cualquier hora del día o de la noche. Son canciones con temática tolkiniana y conocidas por todos los socios. Es sobre todo típico escuchar estas canciones en la Lumilindë (o noche de música) y en la Cena de Gala.
Personalmente tengo una colección de cancioneros de todas las merith y EstelCones a las que he acudido, y nunca llevo el cancionero de una EC a la siguiente, dado que al ser piezas de tanto valor sentimental tienden a extraviarse y duele mucho cuando eso ocurre.
Así que escribe tu nombre en la portada del cancionero y llévalo siempre cerca, porque nunca se sabe dónde va a brotar la ocasión de que te enseñen a pronunciar el estribillo del Af-Lak Gundu.



Una vez pertrechado con tu acreditación, tu programa y tu cancionero, hay algunas actividades (aparte de la Asamblea) que siempre se repiten en las EstelCones:

Lectura de cuentos


Personalmente, considero que la Lectura de cuentos es la actividad más importante de una EstelCon después de la AG. Al fin y al cabo, somos una asociación literaria...
En la lectura, normalmente se requiere inscripción. No es por un tema de control de las lecturas, sino de control del tiempo: siempre hay MUCHA gente que quiere leer, y la noche es limitada. Cualquier asistente se puede apuntar, y no es necesario que se lea un texto de o sobre Tolkien (aunque, ya que estamos, es deseable). Normalmente los organizadores decoran de alguna manera el ambiente, y suele abrirse esta lectura con algún pasaje de Tolkien; casi siempre se trata de la llegada de Eriol a la Cabaña del Juego Perdido.

La Lectura de cuentos es una actividad íntima y mágica en la que se han sucedido momentos únicos de muchas risas, algo de llanto y, sobre todo, emoción. Los lectores también pueden elegir acompañar su lectura con música, 'enlatada' o en directo.


Las Lecturas de cuentos también se celebran fuera de la EstelCon, en actividades del Día Internacional de leer a Tolkien, en actividades en bibliotecas, en colegios, librerías... organizados por la STE.
Normalmente también al final se suele dejar un espacio para las personas que espontáneamente deseen leer algo sin haberse apuntado (o las que deseen repetir leyendo). Suele haber una mesa con libros de Tolkien de libre acceso para los asistentes. Sólo hay que buscar el pasaje, cobrar valor y sentarse en la silla cuando quede libre.

Noche de música

La Comisión de Música y Bailes siempre prepara alguna actividad relativa a la música y Tolkien. Sea un concierto, un karaoke, un taller de canciones, una actuación de los Bardos Errantes o algo más, no es buena idea irse a dormir pronto si los compañeros de Ainulindalë andan en el ajo.




Cena de Gala

En todos los programas de EstelCones se reserva la última noche de estancia para la Cena de Gala. Esta es una cena muy especial, pues los asistentes celebran el estar juntos un año más, y recibir a los nuevos amigos que deciden acercarse. Es normal que en dicha cena se sucedan canciones (recordad llevar vuestro cancionero), brindis, regalos, piques (incluso carrera de flanes), fotos, actos espontáneos de camaradería... en fin, las Cenas de Gala son sobre todo alegres (y deliciosas).

También suele ser el momento de los mathoms... y ¿qué es un mathom? Un mathom es un regalo, aparentemente inútil, que los hobbits se regalan entre sí en sus cumpleaños. De la EstelCon cada asistente se irá con un mathom conmemorativo del evento, muchas veces son artesanales y están hechos por la propia organización. A cambio, se anima a los asistentes o las delegaciones que lleven un regalo a los organizadores, a modo de mathom de agradecimiento por haber organizado la EstelCon.

¿Es necesario caracterizarse para asistir a la Cena de Gala?

No, no es necesario. Hay gente que decide caracterizarse (de su personaje preferido, del personaje de su seudónimo...) para este evento, pero no es para nada obligatorio. Sólo asiste, con todas las ganas de disfrutar que puedas, y el ambiente pondrá el resto.


Clausura y entrega de premios

En el acto de clausura (donde todos llegamos agotados y con el corazón henchido de magia) se entregan los premios que otorga la Sociedad Tolkien Española. A saber: Premio Gandalf de literatura, Premio Niggle de artesanía, Premio Aelfwine de ensayo, Premio Bilbo de microrrelato.
Además, como lectura final, siempre leemos el pasaje que da fin a 'El señor de los anillos'... y todos solemos quejarnos de las motas de polvo en suspensión que se nos meten en los ojos.

Aparte de estas actividades, ¿qué puedo esperar de una EstelCon?

Cada EstelCon es un mundo. Las actividades no listadas arriba dependen siempre de la voluntad de los asistentes que quieran proponerlas: hay socios que presentan conferencias, otros que se animan a dar talleres de bailes, otros que hacen cuentacuentos... siempre todo con la mejor de las intenciones y con ánimo de enseñar, aprender y disfrutar. 

Algunos consejos prácticos

- No te olvides de llevar algo de contado. En las EstelCones suele haber un espacio reservado para una pequeña tienda donde los asistentes venden artesanías u objetos tolkiendili, y no disponemos de datáfono.
- Tampoco te olvides de llevar cámara. Las EstelCones suelen ser momentos para recordar, así que pon tu mejor sonrisa... pero asegúrate de que no entorpeces la actividad por sacar el mejor plano.
- Siéntete libre de sentarte en cualquier lado, y con cualquier persona. Siempre estamos deseando hacer amigos nuevos, y seguramente que tendremos temas de conversación hasta que salga el sol. Si es la primera vez que viene está bien que te juntes con los demás primerizos... pero te animamos también a conocernos. La EstelCon no deja de ser una fiesta y una reunión.
- Atrévete a cantar. Si no sabes cantar esa canción del cancionero, pregunta al vecino de al lado, con gusto te ayudaremos a coger la tonada.
- Atrévete a leer, a escribir, a participar en los talleres, a darnos tu opinión. Siéntete en casa desde el principio, desde el respeto y el debate sano estamos siempre dispuestos a compartir la experiencia contigo.
- Si tienes cualquier problema o duda, dirígete sin reservas a la organización o a un escudero. Estarán encantados de ayudarte.

-----------------

¿Tienes alguna duda más sobre la EstelCon? Anímate a preguntar, estamos encantados de aclarar todas tus dudas. Si tienes alguna en concreto sobre la de este año, en estelcon2016@gmail.com te pueden ayudar.

Nos vemos en la XXI Mereth Aderthad el mes que viene :)
Posted by Findûriel in , | 25.4.16 No comments
Desde aquí quiero agradecerle a John Garth que me haya cedido los derechos de traducción y publicación para este espacio de su artículo, cuya versión original podéis leer en la web del autor, y el cual está galardonado con el Tolkien Society Award 2016 en la categoría de Best Article (mejor artículo).
Fue publicado el 25 de septiembre de 2015, así que las expresiones temporales utilizadas en el artículo están condicionadas por esa fecha. 

John Garth, estudioso de la vida y obra de Tolkien, es autor entre otras obras de Tolkien y la Gran Guerra, relato pormenorizado de la vivencia y participación de J.R.R. Tolkien en la Primera Guerra Mundial, y obra ganadora del Mythopoeic Prize for Scholarship de 2004. 

Actualmente desempeña la labor profesional de Becado en Estudios Humanísticos en el Black Mountain Institute de Nevada. Hace tiempo ya traduje un artículo del Sr. Garth para la web de la Sociedad Tolkien Española, ‘Tolkien y el niño que no creía en los cuentos de hadas’. Podéis leerlo aquí.

-------------------------------------------------------------------------------------


Hace hoy [25 de septiembre de 2015] cien años que cuatro hombres jóvenes se encontraron en una ciudad inglesa, después de un largo periodo sin haberse visto. Lo que dota de significado a este hecho trivial es que uno de ellos era J.R.R. Tolkien, y los cuatro formaron su primera Comunidad, la TCBS, un grupo que causó un profundo impacto en su juventud y su legendarium. Esta reunión, que tuvo lugar el 25 y 26 de septiembre de 1915, fue la última vez que se reunirían antes de ser separados, para siempre, por la guerra.

La razón para escribir el artículo de hoy es el descubrimiento de un pequeño tesoro archivístico que marca la ocasión. Las firmas de dos miembros de la TCBS, Geoffrey Bache Smith y Robert Quilter Gilson, han sido descubiertas en el libro de invitados del lugar de nacimiento de Samuel Johnson, el autor y lexicógrafo. (Tolkien, por descontado, miró mucho más atrás para sus inspiraciones, hacia la Edad Media y más allá, aunque aquel obituarista del Times escribiese que tenía un miedo Johnsoniano al irse a la cama)


Firmas de R Q Gilson y G B Smith en el libro de firmas del lugar de nacimiento de Samuel Johnson, Lichfield - imagen cortesía de The Samuel Johnson Birthplace Museum, Lichfield
Smith y Gilson estaban fascinados por la era, Smith por su literatura, Gilson por su arquitectura. En una visita posterior a Bath, Gilson escribió:

Nos hemos sumergido en una atmósfera dieciochesca - Bath lo hace por sí sola - y hemos ambientado la mayoría de nuestras conversaciones en los periodos Johnsoniano y Gibboniano. GB Smith representa espléndidamente a Gibbon. Ahora mismo está leyendo 'Amelia' y se deleita en ello. Enseguida yo mismo me he sumado a su entusiasmo por aquel extraordinario siglo. En serio que sabían cómo construir casas.

Junto con sus direcciones - Marston Green junto a Birmingham para Gilson, y Corpus Christi College, Oxford, para Smith - añadieron ‘T.C.B.S.’ a sus nombres. Es una conmovedora señal de cuánto valoraban su grupo de camaradas.


Las amistades se habían formado en la King Edward’s School, Birmingham, cohesionándose en 1911 en una suerte de sociedad secreta que infusionaba tés clandestinos en la oficina de la biblioteca en los turnos que Tolkien estaba al cargo. También se encontraban en los salones de té de Barrow’s Stores. Así que se habían bautizado a sí mismos como el Tea Club and Barrovian Society, más tarde 'TCBS'. Aunque sus miembros tenían controlada la vida cultural de sus escuelas - las asociaciones de debate, literarias y demás - la juvenil TCBS estaba más orientada a la diversión y las bromas. Cuando Tolkien partió a la Universidad de Oxford formó otro club allí, los Apolausticks, de un estilo similar, aunque la TCBS siguió reuniéndose.

RQ Gilson, a la derecha y de frente a la cámara, marcha con soldados de su 11 batallón de Suffolk durante su instrucción - Imagen cortesía de Julia Margretts
Bajo la sombra de la guerra, desde 1914 la TCBS había adquirido una potente conciencia de sí misma, como relato en Tolkien y la Gran Guerra. Había reducido su número hasta sólo cuatro miembros: Tolkien, Gilson, Smith y Christopher Luke Wiseman, quien había sellado su vínculo en una reunión en diciembre de 1914 titulada ‘el Concilio de Londres’. Los cuatro eran hombres excepcionales, y rápidamente se formó la idea de que, de algún modo, iban a cambiar el mundo a mejor a través del arte y la escritura. Para Tolkien, quien acababa de dar sus primeros pasos en serio en la escritura creativa (ver mis artículos aquí y aquí), el Concilio de Londres lo cambió todo. 

Los pasos se convirtieron en zancadas, y 1915 lo encontró asentando las bases de la Tierra Media a través de poemas y de un idioma ‘élfico’ inventado. Escribió más tarde a Smith: A ese Concilio le prosiguió en mi caso, como ya sabes, con el hallazgo de una voz para toda suerte de cosas que tenía recluidas y una tremenda apertura por completo para mí - siempre le atribuyo todo esto a la inspiración que nos ha provocado a los cuatro nuestro encuentro, incluso siendo de tan sólo unas pocas horas. Compartió estos poemas tempranos con la TCBS, y está bastante claro que tuvieron una profunda aunque indefinible influencia en aspectos de los escritos de la Tierra Media.

G B Smith, segundo por la izquierda en la fila de atrás, con compañeros oficiales de la 19th Lancashire Fusiliers
En septiembre de 1915 los cuatro estaban dedicados al entrenamiento militar para la guerra que llevaba activa más de un año. Wiseman estaba en la Marina. Smith y Gilson se habían alistado en la Armada mucho antes que Tolkien, y sabían que no tardarían mucho en ser destinados al frente para luchar. El batallón de entrenamiento de Tolkien, el 13th Lancashire Fusiliers, estaba asentado en Whittington Heath, cerca de Lichfield, Staffordshire. Gilson le había escrito desde el hospital, donde se estaba recuperando después de un brote grave de gripe. Aquí voy a permitir que mi libro Tolkien y la Gran Guerra retome la historia:

Tolkien le envió entonces un segundo borrador de sus poemas y Gilson, sintiéndose vivificado por el espíritu TCBSesco, prometió responderle con su crítica. Se había enterado de repente que pronto le darían el alta del hospital y tendría que marcharse… Estaba decidido a visitar a Tolkien en Lichfield, y envió telegramas convocando también a Smith y Wiseman. ‘En momentos como este, en los que disfruto de estar vivo, se me muestra tan evidente que la TCBS es una de las cosas más profundas de mi vida,’ le diría a Tolkien ‘que no comprendo cómo puedo haberme conformado al dejar escapar tantas oportunidades.’ Wiseman llegó desde Greenwich, donde había comenzado su instrucción náutica, y Smith viajó desde Salisbury Plain, donde los Salford Pals [su batallón, los 19th Lancashire Fusiliers] estaban acampados en ese momento. Los primeros en llegar, Smith y Gilson - quienes ya no mostraban las comodonas figuras rechonchas de sus años de universidad - visitaron la catedral y el lugar de nacimiento del Dr. Johnson. Tolkien se les unió más tarde y por último Wiseman, y los cuatro pasaron una tarde en el George Hotel ‘en una conversación tan deliciosa y valiosa como las que siempre iluminan los concilios de la TCBS’, como Smith relataría. Los cuatro se reunieron por última vez. Era el 25 de septiembre, un sábado. Al norte de Francia, como preludio de la batalla que les estaba reservada a tres de los miembros de la TCBS, el ejército británico (incluyendo los primeros voluntarios Kitchener) protagonizó un asalto tan desastroso en Loos que, mientras los atacantes se daban la vuelta para retirarse, los soldados alemanes que acababan de ametrallar mortalmente a ocho mil hombres dejaron de disparar, abrumados en lástima.

Dos de los amigos de Tolkien de los Apolausticks del Exeter College - Max Windle (Michael William Maxwell Windle) y Osric Staples - murieron el 25 de septiembre de 1915 en Loos. Fue un preludio de las muertes que esperaban a los propios TCBS en el futuro. Rob Gilson fue abatido el primer día de la Batalla del Somme, el 1 de julio de 1916. G.B. Smith, un poeta que quizá compartía de forma más profunda la visión juvenil de Tolkien, moriría el 3 de diciembre de 1916 por las heridas causadas por la explosión de un proyectil tres días antes. Se encontraba muchas millas por detrás de la línea de frente del Somme, organizando un partido de fútbol para sus hombres.

Muchos meses antes, al frente de una peligrosa patrulla nocturna en la que pensaba que podría ser ‘masacrado’, Smith había escrito lo que pensó que sería su última carta a su amigo, declarándose un ‘admirador ferviente y profundo’ del trabajo de Tolkien; podríamos llamarlo hoy en día el primer fan de la Tierra Media. Temiendo lo peor de la patrulla nocturna, Smith escribía desafiante:

… la muerte de uno de sus miembros no puede, estoy seguro, disolver la TCBS… La muerte puede convertirnos en despreciables o impotentes como individuos, ¡pero nunca podrá acabar con los cuatro inmortales!



Las firmas de Smith y Gilson fueron halladas por Joanne Wilson del Samuel Johnson Birthplace Museum después de la solicitud de Marty Smith de la Ridware History Society, quien había oído hablar del ‘Concilio de Lichfield’ en una charla de David Robbie, experto en materia de la estancia de Tolkien en Staffordshire. Se pretende que el libro de visitas forme parte de una exposición sobre Tolkien en Staffordshire que se está proyectando por parte de la Haywood Society, el Staffordshire Library Service y el Museo de Cannock Chase para el año próximo. [1]

No encuentro explicación para la fecha ‘día 24’ al lado de las firmas: está perfectamente confirmado por su correspondencia que Smith y Gilson llegaron el 25 de septiembre y visitaron el lugar de nacimiento de Johnson ese mismo día. El registro ha quedado para la posteridad como testimonio silencioso del lazo de hermandad que apuntaló los comienzos de la Tierra Media de Tolkien - y de dos jóvenes muchachos que no vivieron para ver su trabajo alcanzar la madurez.
  • Me gustaría agradecer a David Robbie que me alertara sobre los registros del libro de firmas; a la Samuel Johnson Birthplace Trust por permitirme reproducirlas; y a Julia Margretts por su permiso para usar la foto de Gilson.
  • También me gustaría agradecer a los miembros de la Tolkien Society que lo votaron como Mejor Artículo en los Tolkien Society Awards de 2016. Prosigue a otro artículo, ‘Tolkien y el niño que no creía en las hadas’ que fue nombrado Mejor Artículo en los Tolkien Society Awards 2014.
[1] Dicha exposición se encuentra en activo, encontraréis más información de la misma en este artículo de la web de la Sociedad Tolkien Española
br>

Posted by Findûriel in , , | 1.4.16 1 comment
Puedes encontrar el análisis del prólogo aquí.
Para el análisis de los capítulos 1 y 2, ve aquí.
Para el análisis del capítulo 3, ve aquí.
Para el análisis del capítulo 4, ve aquí.


EL CAMINO DEL ANILLO

PARTE IV - LIBRO I, CAPÍTULOS 5 y 6

Conspiración desenmascarada y El bosque viejo


Atravesamos el río Brandivino en dirección a Cricava (Crickhollow, en el original) hacia el espacio conocido y seguro. O eso es lo que pensamos.

En el río Brandivino es donde se ahogaron los padres de Frodo cuando él sólo contaba con 16 años (hobbíticos). Parece haber discusiones sobre cómo ocurrió el accidente, como se comenta en la propia novela: unos afirman que el peso de los esposos, recién cenados, fue el que dio con la barca en el fondo del río; otros comentan que ella lo quiso empujar al río y él la arrastró consigo. Nunca sabremos cuál fue la verdad, pero esta anécdota nos va a servir para poder hablar un poco más de la familia de Frodo.

Maravillosa animación cedida por la ilustradora Ulla Thynell
Líos genealógicos: quién es primo de quién y por qué

El padre de Frodo era Drogo Bolsón, hijo de Fosco Bolsón y Rubí Bolger. La madre de Fosco, Tanta Corneta, era descendiente de Tobold Corneta, famoso por introducir la hierba para pipa en La Comarca, y por ser una de las familias más famosas por el cultivo de este producto. La hierba para pipa de los Corneta, Hornblower en el original, era considerada la de mejor calidad: la Hierba de Vallelargo. Más tarde veremos que cierto mago, y no precisamente Gandalf, importaba esta hierba a sus propias despensas...
La madre de Frodo se llamaba Prímula Brandigamo. Era la hija menor del renombrado Gorbadoc Brandigamo, Señor de Los Gamos, y de su interesante esposa, Mirabella Tuk. Juntos tuvieron siete hijos, y fueron Señores de Los Gamos durante doce años. Mirabella era hija de Gerontuis Tuk, apodado El viejo Tuk, quien fue Thain de La Comarca y muy amigo de Gandalf, de hecho, le regaló unos botones de diamantes que se abrochaban solos (como se cuenta al principio de 'El hobbit') y el mago solía traer fuegos artificiales para sus fiestas del Día de Año Medio.
Gerontius Tuk (bisabuelo de Frodo) ostentaba dos records en La Comarca: ser el hobbit más longevo, con 130 años, y el que más hijos tuvo (junto con su esposa, Adamanta), 12. Creo que los que ya hayáis leído el libro sabéis que esos récords serán batidos al final de la novela por dos de nuestros protagonistas, quizá queriendo representar que cualquier hazaña extraordinaria del pasado puede ser batida con la fuerza de la voluntad...
Gorbadoc Brandigamo, (abuelo materno de Frodo) era muy famoso por su mesa repleta siempre de manjares deliciosos. Recibía el apelativo de Cintura Ancha (Broadbelt en el original), lo que hizo que Drogo Bolsón engordase muy generosamente durante su vida en Casa Brandi... y diese al final con sus pobres huesos y los de su esposa en el río.

Como Frodo era hijo único, quedó entonces al cargo de su tío mayor de la rama de los Brandigamo, Rorimac, Señor de Los Gamos, hasta que Bilbo lo adoptó. Rorimac estuvo en la fiesta de cumpleaños de Bilbo y, si recordáis, Bilbo le dejó unas excelentes botellas de vino.
¿Cómo fue que Bilbo adoptó a Frodo? Y no sólo por el hecho de que era soltero y sin hijos, sino ¿qué parentesco los unía? Bueno, pues vamos a intentar trazar el parentesco de Frodo con los demás hobbits, en esa disciplina tan hobbítica como es la genealogía, con curiosidades salpicadas por ahí.

A partir de ahora necesito que prestéis mucha atención, porque los árboles genealógicos de los hobbits tienen muchas ramas y es fácil perderse en la fronda.



Bilbo cuenta historias a Frodo y Sam en 'There and Back Again', de la artista checa Katerina Cupová
Frodo y Bilbo


Árbol genealógico de los Bolsón
Esta es, aunque no lo parezca, una relación bastante fácil de explicar. Hemos contado antes que Frodo era hijo de Drogo Bolsón. Drogo tenía dos hermanos, Dudo y Dora. El nombre de Dora Bolsón nos será familiar: Bilbo le lega a la tía de Frodo un juego de escritorio cuando parte después de la fiesta de cumpleaños, porque habían intercambiado muchas cartas.
Drogo era hijo de Fosco Bolsón, quien a su vez era hijo de Largo Bolsón (el que estaba casado con Tanta Corneta). Largo era hermano de Mungo, padre de Bungo, padre de Bilbo. Así que, por parte paterna en ambos casos, un bisabuelo de Frodo y el abuelo de Bilbo eran hermanos.

No acaba ahí la cosa... Si recordáis lo escrito más arriba, la madre de Frodo, Prímula Brandigamo, era hija de Gorbadoc Brandigamo y Mirabella Tuk (hija del Viejo Tuk), quien resultaba ser hermana de Belladona Tuk, la madre de Bilbo. Es decir, la abuela materna de Frodo era hermana de la madre de Bilbo. Frodo era una suerte de 'sobrino segundo' de Bilbo por parte materna, siendo el hijo de su prima. Y su prima favorita, se comenta en los libros.

Ricemos un poco el rizo. Si os acordáis, Bilbo tiene mucha aversión por los Sacovilla-Bolsón. Está emparentado con Otho Sacovilla-Bolsón porque es su primo carnal: sus padres, Bungo y Longo, son hermanos. Por eso los Sacovilla-Bolsón reclaman heredar Bolsón Cerrado (construido por Bungo) por encima de Frodo, que es un pariente 'más lejano'.
Tolkien nos habla del delicado tema de la sucesión y el 'cabeza de familia' en su carta 213, que es extensísima y muy informativa respecto al mundo hobbit. En ella, comenta que adoptar a un miembro de una familia lejana (es decir, con otro apellido) no suponía la sucesión de cualquier privilegio familiar del adoptante ya que no existía consanguinidad, necesaria para la herencia, pero ya que Frodo es un Bolsón (como bien se aprovecha a recordarnos Bilbo en el primer capítulo) tiene todo el derecho a heredar. La ambición de Otho Sacovilla-Bolsón es ser heredero de los Bolsón, ya que sólo lo es de los Sacovilla por línea materna: cuando no había hijos masculinos en una familia para que heredasen el apellido y 'cabeza' del padre, ésta pasaba al nieto mayor, hijo de una hija, como es el caso de Otho, hijo de Camellia Sacovilla. Por eso su apellido es doble, Sacovilla-Bolsón, a pesar de ser un Bolsón de línea paterna.

Si Otho hubiera heredado la cabeza de familia en lugar de Frodo, hubiera sido cabeza de dos familias a la vez y ¡se hubiera convertido en Otho Bolsón-Sacovilla-Bolsón! Apellido bien grande para un ego no menos grande.
'Hobbits', de la ilustradora Ulla Thynell
Frodo y Merry


Árbol genealógico de los Brandigamo
Esta relación se la debemos por una parte a Prímula, la madre de Frodo. Era la menor de los siete hijos de Gorbadoc, Señor de Los Gamos. Su hermano mayor, Rorimac, heredó el cargo y también se hizo cargo de Frodo. A la muerte de Rorimac fue su hijo mayor, Saradoc Brandigamo, el que heredó el título. Saradoc estaba casado con Esmeralda Tuk (otro Brandigamo con gustos Tuk, como su abuelo)  y tenían un hijo, Meriadoc Brandigamo, Merry.
Es decir, que estamos en la misma posición que Frodo y Bilbo: la madre de Frodo es la hermana del abuelo de Merry, así que Merry es hijo de un primo materno de Frodo. Y da la casualidad de que además ambos eran hijos únicos.

Por parte de madre también son primos, porque comparten ancestros. La madre de Merry, Esmeralda Tuk, era bisnieta de Ponto Bolsón (padre de Rosa, madre de Adalgrim, padre de Esmeralda). Ponto tenía un hermano llamado Largo, quien fue padre de Fosco, padre de Drogo, padre de Frodo. Es decir, que estos bisabuelos de Merry y Frodo eran hermanos, compartían tatarabuelos en esa línea (materna para Merry, paterna para Frodo).

Frodo y Pippin... y Merry, y Bilbo...


Árbol genealógico de los Tuk
Vamos a por la parte Tuk de Frodo y su parentesco con Pippin. La abuela materna de Frodo, Mirabella Tuk, era la novena hija del Viejo Tuk. El tercer hijo del Viejo fue Hildigrim Tuk, quien a su vez fue padre de Adalgrim Tuk, el que fue padre de Paladin Tuk, el padre de Pippin.
Es decir, que el bisabuelo materno de Frodo era, a su vez, tatarabuelo de Pippin.
También Hildigrim estaba casado con Rosa Bolsón, quien era prima del abuelo paterno de Frodo, Fosco Bolsón, como hemos visto más arriba, con lo que Pippin y Frodo comparten ancestros: el bisabuelo de Frodo, Largo Bolsón, era hermano del tatarabuelo de Pippin (y Merry) Ponto Bolsón.

Pero no queda ahí, pues también Pippin es familia de Bilbo (su tatarabuelo el Viejo Tuk era abuelo de Bilbo), pero también por parte de los Bolsón ¿Recordáis que Adalgrim Tuk, abuelo paterno de Pippin, era hijo de Hildigrim Tuk (hijo del Viejo Tuk)? Bien, pues Hildigrim estaba casado con Rosa Bolsón. Rosa era hija de Ponto Bolsón, quien a su vez era hermano de Mungo, padre de Bungo, padre de Bilbo. Es decir, que una bisabuela de Pippin era prima paterna del padre de Bilbo.
Y también podemos liar aún más la maraña, emparentando a Merry y a Pippin. Y podemos hacerlo de una forma muy sencilla: Esmeralda Tuk, la madre de Merry, nació como Brandigamo, y era hermana de Paladin, padre de Pippin. Fácil y rápido: Merry y Pippin eran primos carnales.

Os aseguro que podríamos estar así todo el día, pero os dejo con una pequeña licencia que no creo que os ofenda (al hablar del final del libro): Fredegar Bolger, a quien encontramos ahora en Cricava, se convertirá en el cuñado de Merry cuando este se case con su hermana, Estella Bolger. Y encima estos Bolger también tienen sangre Tuk en su ascendencia, que podríamos explicar como enlazada con nuestros protagonistas.
Casi que se agradece que Diamante, la esposa de Pippin, no tenga ascendencia conocida, y que los Gamyi sean de extracción más humilde...

'Leaving Hobbiton', de la ilustradora Ulla Thynell
El comienzo de la pérdida

"Sam era el único que aún no había cruzado el río.  Miraba las aguas lentas y gorgoteantes y tuvo una curiosa impresión: su vida anterior quedaba atrás entre las nieblas; delante lo esperaban oscuras aventuras.  Se rascó la cabeza y durante un momento deseó que el señor Frodo hubiera continuado viviendo apaciblemente en Bolsón Cerrado." (SA,1,V:7)

Los hobbits cada vez están más lejos de su hogar, y Sam es el que más lo resiente. Es la primera vez que cruza el Brandivino, lo que quiere decir que jamás ha estado tan lejos de su hogar y, aunque comenzó la aventura con ánimo, ya tiene ganas de que todo pase y volver a Hobbiton.

Seguro que muchos de los que habéis visto las películas de Jackson recordáis este momento en concreto:


Y además, justo en este momento, aparecen lo que parecen ser más olfateadores en la orilla que acaban de abandonar... Se trata de Khamûl, del que ya hablamos en la tercera parte de esta lectura guiada, y el compañero que va con él buscando a ese tal 'Bolsón' que podría tener el Anillo.
Pero nada que no se cure con una buena segunda cena y la perspectiva de un baño caliente en la nueva casa de Cricava.

Allí les espera Fredegar Bolger, un querido amigo (muy cercano a Merry) que hace que su tapadera sea eficiente. Lo apodan Gordo Bolger por su amplia cintura, y ha sido el elegido para preparar la casa de Cricava donde los hobbits disfrutarán de un descanso antes de emprender la parte desconocida del camino. Fredegar se quedará en Cricava, pues sólo son cinco los poneys que se han preparado para el camino (cuatro para los hobbits y uno para el equipaje), pero también al quedarse será una pieza clave en la tapadera de Frodo, ya que mantendrá la casa 'viva' para los vecinos. Frodo ha elegido bien: una casa detrás de un seto frondoso, donde puedes salir y entrar sin ser visto. En las primeras versiones del texto, Odo (Fredegar) sí los acompaña, y son seis los poneys preparados.

Aprovecharemos las canciones que se cantan en este capítulo para escuchar la voz del propio Tolkien recitando pasajes de su obra. La canción del baño, por ejemplo:


¿Habíais escuchado la voz de Tolkien en alguna ocasión antes? También se conserva un registro fonográfico del escritor cantando la canción que los hobbits han compuesto para su viaje, y que cantan en Cricava antes de irse a dormir, Farewell we Call to Heart and Home. En el texto se nos comenta que está inspirada en la canción de los enanos antes de partir de viaje con Bilbo, es decir, Far Over the Misty Mountains, lo cual nos demuestra que Bilbo contaba sus cuentos a los pequeños hobbits con todo lujo de detalles. En lugar de añorar un hogar perdido que van a recuperar y que tienen delante, los hobbits le dicen hasta pronto a un hogar que dejan atrás, emprendiendo una aventura que tiene como objeto no perderlo.


Aquí la versión de Tolkien Ensemble:




Es curioso, una de las cosas que más eché de menos (y es algo a lo que Tolkien daba una importancia muy notable) en las películas de Jackson fue la falta de canciones. Hay muchas canciones y muchísimos poemas en 'El señor de los anillos' y 'El hobbit'. Cuando estrenaron Un viaje inesperado, la película me dio esperanzas de que se recuperasen las canciones, con aquella épica Far Over the Misty Mountains (aunque prefiero la versión de la película de Rankin y Bass) o la divertida Chip the Glasses and crack the plates que el propio Tolkien musicó y que os muestro a continuación:



Desafortunadamente, de nuevo, no fue el caso.

En su nueva casa de Cricava Frodo tiene un sueño, un sueño complicado. No será el último sueño que comentemos en esta obra, porque los sueños de los personajes de Tolkien muchas veces llevan dentro historia, retazos del pasado, premoniciones del futuro, esperanza y desesperación.

"Al fin cayó en un vago sueño; creía estar mirando a través de una ventana alta, sobre un mar oscuro de árboles enmarañados.  De abajo, entre las raíces, venía el murmullo de unas criaturas que se arrastraban y bufaban.  Estaba seguro de que tarde o temprano lo descubrirían por el olfato." (SA,1,V:98)


Scull y Hammond comentan en su Guía de lectura que esto podría ser un sueño premonitorio sobre Frodo en los talan de Lothlórien escuchando cómo Gollum lo busca, lo que ocurrirá dentro de un buen puñado de capítulos, pero Tolkien aún no había escrito absolutamente nada de eso y su idea primigenia, en esta etapa, distaba mucho de lo que llegaría a ser la novela. De hecho, el sueño se conserva intacto desde el primer borrador de la obra.
En mi humilde opinión, me sugiere que Frodo sueña con algo que ha escuchado antes, como parte de un cuento contado por alguien que lo quiere mucho...



'Bilbo and butterflies', por la artista estadounidense Ewe
"En seguida comprendió que no eran las hojas sino el sonido del mar lejano, un sonido que nunca había oído en la vigilia, pero que a menudo había turbado sus sueños.  De pronto se encontró fuera, al aire libre.  No había árboles, después de todo.  Estaba ahora entre unos matorrales oscuros y un extraño olor salobre flotaba en el aire.  Alzando los ojos, vio delante una torre blanca y alta, que se erguía solitaria sobre un escarpado arrecife y tuvo entonces deseos de subir a la torre y ver el mar.  Comenzó a trepar penosamente por el arrecife hacia la torre, pero de pronto una luz apareció en el cielo y el trueno retumbó.(SA,1,V:99)

Este sueño es más interesante de lo que parece. Es un sueño que tiene elementos también rescatados de los borradores más tempranos pero que, a la vez, sufre una transformación radical hasta llegar a ser lo que leemos en la obra definitiva.
En La traición de Isengard Christopher Tolkien nos ofrece varios borradores de este sueño, que originariamente ocurre en Bree, mientras los cuatro hobbits tratan de dormir vigilados por Trotter, y durante el cual los nazgûl atacan el Poney Pisador. ¿Que quién es Trotter? Todo a su debido tiempo, amigos...

Pues bien parece ser que la idea original de Tolkien era que este sueño versase sobre Gandalf. Gandalf habría decidido refugiarse en las torres de lo que los hobbits llaman 'las Colinas de la Torre', una región al oeste de La Comarca donde se alzan tres altas torres blancas (una de ellas llegó a contener una Palantir) y que más tarde se convertiría en parte de la propia Comarca bajo el nombre de Frontera del Oeste (Westmarch, en el original).
En los borradores que nos presenta C. Tolkien, aparecen cuatro nazgûl, e incluso una figura oscura a la que todos ven venir y rinden cierta pleitesía (podría ser Khamûl, o alguien más alto). Esta figura grita algo en una extraña lengua y todos ríen en dirección a la torre, que está rodeada por una muralla, y después se marchan. En algunas versiones Frodo intenta subir, en otras se acerca de repente y casi sin quererlo, y al final ve a un caballo blanco saltando el muro, montado por una figura gris de cabello blanco con una capa que batía como alas a su espalda, aunque no pudo verle el rostro. Despertó con el sonido de un trueno, que en realidad era Trotter cerrando los postigos de las ventanas.

Como vemos, todo el material susceptible de sugerir a Gandalf desaparece en la versión final, pero aún así un eco del relato más antiguo queda, en forma de trueno, resonando desde las manos del descartado Trotter.

Más sueños y visiones portentosas nos esperan más adelante. De momento, lo que nos aguarda es el bosque...

El bosque viejo, tan lindo lugar, tan lindo arbolar

'The Old Forest',  de la ilustradora Helena Stepanova
Los hobbits se internan en el Bosque Viejo (The Old Forest, en el original), que es uno de esos ancestrales bosques que aún resisten en la Tierra Media. Según avanzan por su fronda, se dan cuenta de que no van donde quieren ir, sino que el propio bosque los lleva donde él quiere que vayan. Ramas caídas en el camino, espinos, zanjas, fronda impenetrable... hasta llegar al río Tornasauce (Withywindle, en el original).

¿Recordáis que más arriba parece que nos llega una reminiscencia del Bosque Oscuro y Bilbo asomado sobre las copas negras de los árboles, en un momento de paz pero escuchando cómo se rasca, gruñe y maquina debajo? Ese bosque lleno de peligros, en el que es terriblemente fácil perderse, que mina el ánimo y aturde la mente, y que además tiene un peligroso río que lo cruza? Bueno, pues... bienvenidos al Bosque Viejo, viajeros.


'The Old Forest', de la ilustradora francesa Jesicca Albert
El Bosque Viejo no es menos peligroso ni menos antiguo que el Bosque Oscuro de El hobbit. Se trata del resto de uno de los bosques de la Primera Edad, disminuido de tamaño debido a la necesidad de madera de los pueblos que vinieron a poblar la zona en los tiempos antiguos (principalmente los númenóreanos que llegaron huyendo del cataclismo). El Bosque Oscuro de la Tercera Edad sería el límite norte de un enorme bosque que se extendía hacia el sur, hasta el bosque de Fangorn, que visitaremos más adelante en nuestra aventura.

Debido a que la fronda ha sufrido el acoso de los habitantes que la han talado y disminuido a lo largo de los siglos, y que incluso impiden que crezca más (recordemos lo que cuenta Merry de cómo quemaron una franja junto a la Cerca, porque los árboles 'se estaban acercando'), el Bosque está terriblemente enfadado y entristecido. Esto le hace profundamente hosco hacia los visitantes, y las innumerables dendritas de su ser, en forma de raíces ancestrales, vierten toda esa amargura en el río Tornasauce. Y hacia este río les guía, intencionadamente, el bosque con su comportamiento.
Este es un ejemplo, junto a otros que encontramos en la obra de Tolkien, de maldad que no tiene necesariamente nada que ver con las fuerzas oscuras de Mordor.

Junto al Tornasauce, retorcido y enmarañado, gruñendo en sus adentros, el más huraño y peligroso de los árboles del Bosque Viejo: el Viejo Hombre Sauce (Old Man Willow, en el original).


'Great place for a nap', de la ilustradora Hazel Fibonacci
El Viejo Hombre Sauce es el corazón del bosque. No podemos precisar qué tipo de criatura tenemos aquí, si se trata de un árbol especialmente animado o si es un ucorno (de los ucornos hablaremos más adelante), lo que sí sabemos es que el Viejo Hombre Sauce tiene su propia voz... y un cáracter violento y peligroso para con los forasteros.
Es un personaje con la suficiente relevancia como para que el propio Tolkien lo dibujase. Aprenderemos en esta lectura también el amor que Tolkien sentía hacia los árboles, algo que se reflejaría en su obra en numerosas ocasiones.

El Viejo Hombre Sauce se halla a las orillas del Tornasauce, sobre cuya etimología (del nombre original, Withywindle)  se ha discutido ampliamente. El propio Tolkien nos cuenta que 'Withywindle' está inspirado por la palabra withywind, uno de los nombres que se da a las plantas trepadoras o enredaderas parásitas, y que llevaría consigo los significados de 'flexible y fuerte'.
David Salo, sin embargo, apunta que la palabra asterisco del hobbítico (inglés) antiguo *withigwindel estaría íntimamente relacionada con la noción de las ramas entrelazadas de los árboles, con la imagen ancestral de una banasta 
(-windelhecha con tallos o ramas entrelazados (withig-) del sauce. Con lo que tenemos también una imagen evocadora de las ramas retorciéndose y entrelazándose en las aguas.


'The Old Forest' de la artista Lara Paulussen
No estoy de acuerdo con la afirmación que Verlyn Flieger hace en Taking the part of Trees: Eco-Conflict on Middle Earth de que el 'primer villano que encontramos en la novela es el Hombre-Sauce' y que 'ello contradice la visión de Tolkien de la naturaleza'. De hecho, creo que la reafirma.
El Viejo Hombre Sauce es, a mi parecer, un reflejo del mal que los propios humanos (y otros pueblos) podemos hacerle a la naturaleza y cómo ella, ancestral y fuerte, puede llegar a odiarnos hasta expulsarnos de sus dominios. Este árbol, verdadero corazón del Bosque Viejo, ha visto cómo sus semejantes han sido esquilmados hasta que el dominio de la vegetación se ha visto reducido drásticamente... y no contentas con ello, las criaturas que no forman parte de su bosque siguen viniendo, seguramente con intenciones aviesas, a su territorio.

El bosque, así, toma un papel activo en su propia defensa, ya que como entes individuales son completamente vulnerables a la acción del despiadado ser humano. Es curioso que el Viejo Hombre Sauce fuese uno de los personajes más antiguos creados por Tolkien, de los que aparecen activamente en El señor de los anillos (su primera aparición en las obras de Tolkien data de 1934, en un largo poema publicado en el Oxford Magazine, junto con cierto sujeto sencillo de chaqueta azul brillante y zapatos amarillos...)


'Tom Bombadil part 2', del ilustrador y animador sueco Richard Svensson
Y bien, diréis, es hora de hablar del señor Bombadil. Ah, pues ahí os equivocáis. Tom tendrá que esperar a la próxima entrega, donde conoceremos su casa, a su esposa, los sueños y conversaciones que nos depara su pequeño reino del bosque y unas criaturas espeluznantes y tenebrosas que se arrastran bajo los túmulos...

----------------

La siguiente entrega versará sobre el capítulo 6, En casa de Tom Bombadil, y también sobre el 7, Niebla en las quebradas de los túmulos. Como siempre, podéis seguirme en mi cuenta de twitter donde anunciaré cuándo estará publicada y detalles sobre la siguiente entrega. Espero vuestros comentarios aquí, en el blog.

Para consultar los siguientes capítulos, podéis ver los enlaces en esta página.

----------------

Para profundizar más sobre los temas tratados en este artículo, os recomendaría la lectura de las Cartas, de J.R.R. Tolkien (editadas por Humphrey Carpenter y Christopher Tolkien), así como los borradores de las versiones primigenias en El retorno de la sombra o La Traición de Isengard.

Es interesante también profundizar en los estudios naturalistas sobre la obra de Tolkien, o que desarrollan su cierto ecologismo. Al ensayo de Flieger citado más arriba podemos sumarle 'Tolkien and Trees', de Shelly Saguaro y Deborah Cogan Thacker, la colección de ensayos Representations of Nature in Middle-Earth (ed. Martin Simonson) o incluso conocer la historia del (desgraciadamente talado) pinus nigra del Jardín Botánico de Oxford, el árbol favorito de Tolkien, en este artículo.

Desde aquí, mi agradecimiento a los ilustradores que aparecen en este artículo, pues todos me dieron permiso para usar su obra / I would like to thank all the artists who allowed me to use their illustrations in this article.

Bookmark Us

Facebook Favorites Twitter